esenfrdeitpt

Renta inmobiliaria vitalicia

La venta tradicional no es la única fórmula para monetizar la vivienda y poder usarla al mismo tiempo. Una alternativa también en boga es la renta inmobiliaria vitalicia. Se pacta la venta de la nuda propiedad de la vivienda reservándose el usufructo a cambio de una renta vitalicia o temporal.

Para que lo entiendas mejor, la persona que compra el piso pagará un dinero a quien vende cada mes durante toda la vida y cuando el vendedor fallezca, la casa pasará a ser suya (tendrá el pleno dominio). Esta opción suele estar destinada a personas mayores que necesitan completar sus ingresos y no quieren tener que decidir qué hacer con el dinero de la compra.

La ventaja de esta fórmula es que si el inversor no paga la renta, el titular recuperaría la propiedad total de la vivienda y no tendría que devolver el dinero cobrado. De hecho, esta es una cláusula habitual en este tipo de contratos.

Por el contrario, la desventaja es que estas mensualidades no se actualizan según el IPC salvo que se acuerde lo contrario. La traducción es que el valor de la renta cada vez será menor por el efecto de la inflación.

SI DESEA MÁS INFORMACIÓN

Contáctenos

Si desea más información, complete este formulario. Nos pondremos en contacto con usted a la brevedad posible.

Seleccione los archivos que desee adjuntar
El tamaño máximo para cada archivo es 100 MB

    ¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Ver Politica